Pilatwalk está aquí, y ha llegado para quedarse

La práctica del método Pilates lleva con nosotros los 20 últimos años. A lo largo de este tiempo es el polideportivo, el gimnasio o el centro cívico que no lo ha incorporado a su oferta. También durante este tiempo han proliferado centros dedicados casi exclusivamente a su práctica.

De todos son conocidas las aportaciones del método, aumenta la fuerza muscular y la resistencia, tonificación muscular desarrollo coordinativo fortalecimiento de articulaciones desarrollo de la atención etc,

Sin embargo quienes practicamos el método siempre hemos sido conscientes de   la ausencia de ejercicio cardiovascular en la práctica del Pilates.

Hace algunos años tuve la oportunidad de conocer la Marcha nórdica y esto, en lo personal me abrió un mundo.  Descubrí una actividad dosificable, que rápidamente te aporta satisfacción  tremendamente des estresante, combativa con el sobrepeso, cuya práctica se adapta  a las facultades físicas de quien la practican y además con todos los beneficios de salud que aporta al  ser realizada al aire libre al aire libre, en lo relativo a prevención de enfermedades y sobre todo en la prevención de problemas cardiovasculares.

Sin embargo, tras haberme formado en la escuela Alfa 247 quizás para mí la más exigente en cuanto método, y siendo conocedora de otras escuelas  como Original NW o INWA, siempre he pensado que la Marcha Nórdica adolece de un control de la respiración y de una conciencia y control del centro que es justamente la esencia del método Pilates.

Por otro lado, el método y las clases de Pilates han ido evolucionando a lo largo de los años y han sido capaces de ofrecer al cliente final, el entretenimiento necesario como para crear un público fiel. Sin embargo desde la óptica de las clases de marcha nórdica la fidelización no me resultaba tan fácil, al fin y al cavo  los cliente venían a andar, pero eso también pueden hacerlo solos toda vez hayan aprendido un mínimo de técnica, y entonces ya no ven la necesidad de contar contigo  como instructor, por tanto empecé a introducir en mis clases de marcha Nórdica otros ejercicios que me hicieran imprescindible a los ojos de mis clientes.

De estas ideas y de la reflexión no menos importante de aportar a los instructores profesionales herramientas que les permitan mejorar su oferta de cara a sus clientes nace la fusión Pilatwalk.

Pilatwalk es el único programa de Fitness que se realiza al aire libre bajo la dirección de un profesional certificado, con la ayuda de bastones específicos y el apoyo de soporte musical en momentos puntuales. Trabaja todos los componentes de la actividad física: cardiovascular, tonificación, fuerza, flexibilidad y equilibrio, a través de una serie de ejercicios de entrenamiento extraídos principalmente de Pilates y Nordic Walking, y de otras disciplinas como Yoga o Ballet, entre otras.

Cada sesión combina dos bloques de veinte minutos de caminata dirigida con una intensidad adaptada al tipo de trabajo que se quiera desarrollar. Estos bloques, que suponen la parte cardiovascular, contienen paradas en dos estaciones en las que se lleva a cabo trabajo de tonificación, coordinación, fuerza o equilibrio, entre otros, y cuyo contenido ha sido diseñado específicamente por Pilatwalk en colaboración con médicos deportivos. Estos entrenamientos son puestos a disposición de nuestros instructores en forma de Píldoras Formativas de manera periódica y continuada.

Pilatwalk es un método creado en 2018 y que surge de la inquietud de cinco profesionales y expertos del sector deportivo para unificar diferentes técnicas de entrenamiento y crear una nueva que se pudiera llevar a cabo al aire libre, fuera de centros deportivos, y orientada para todo tipo de poblaciones.

Así, después de estudiar a fondo el método Pilates, la técnica de Nordic Walking, la base del ballet clásico, el Yoga, entre otras disciplinas, ha surgido Pilatwalk, un entrenamiento complementario a cualquier actividad deportiva y base para poblaciones que no practican deporte de forma habitual; el resultado, es un método seguro, efectivo y divertido.

La unión de las dos disciplinas es perfecta para tener un cuerpo tonificado. Por un lado, la marcha nórdica es un deporte aeróbico cardiovascular que moviliza casi el 90% de la musculatura y que ayudará a ganar resistencia y,  por otro lado, pilates, es un deporte anaeróbico por lo que ayudará a ganar potencia y fuerza muscular.

Es ideal, pues ambas enseñanzas buscan el control, la concentración, la corrección postural y los elongamientos

Eva Espuelas

Es instructora de Pilates y formadora de instructores por la Federación Española de Pilates. Es instructora de Nordic walking  Alfa Coach e Instructora de Marcha Nórdica por la FEDME.

Creadora del metodo Pilatwal

2019-02-15T10:36:42+00:0015/02/2019|Artículos|